Blog

HomeNutrición¿Qué son las crucíferas y por qué son saludables?

¿Qué son las crucíferas y por qué son saludables?

Seguro que ya sabías que el consumo de verduras, hortalizas y alimentos de origen vegetal en general, está asociado con un gran número de beneficios para nuestra salud. Dentro de este amplio grupo de alimentos, existe una variedad de vegetales que se denomina plantas o verduras crucíferas con un importante papel en el mantenimiento de una salud óptima, participando incluso de forma activa en la prevención de diferentes tipos de cáncer según sugieren algunos estudios científicos.

 

¿Qué son las verduras crucíferas?

 

Pero empecemos por la base, definamos qué son las hortalizas o verduras crucíferas. Las crucíferas constituyen un grupo amplio de vegetales para el consumo alimentario en los que se incluye desde el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas, hasta la col crespa o “kale”, el rábano, o la rúcula, por ejemplo.

 

Estos vegetales de hoja verde se asocian habitualmente a un gran número de beneficios para la salud, como por ejemplo el mantenimiento de un peso adecuado, o la prevención de enfermedades cardiovasculares, siendo todos estos beneficios relacionados con el alto porcentaje en minerales, vitaminas y fibra que estos alimentos contienen. 

 

Los glucosinolatos parecen ser los responsables de muchos beneficios

 

Los beneficios para la salud mencionados anteriormente en relación con el consumo de verduras crucíferas tienen como protagonistas a los glucosinolatos. Estos compuestos son en gran parte los responsables del aroma penetrante, y también del sabor amargo, que caracteriza a las crucíferas. Además, los glucosinolatos liberan otros compuestos bioactivos durante la masticación y digestión como isotiocianatos e indoles, fuertemente vinculados a un papel anticancerígeno.

 

De hecho, existen estudios científicos in vitro y también en animales que confirman el papel protector de los indoles e isotiocianatos respecto a algunos tipos de cáncer, como el de vejiga, mama, colon o hígado. Sin embargo, esto no significa que en los seres humanos tenga el mismo efecto protector, solamente es un indicio de ello, por lo que merece la pena seguir investigando en esta línea para hallar posibles futuros beneficios demostrados científicamente.

Otros beneficios de las crucíferas

 

Pero no únicamente existen beneficios saludables atribuidos a las crucíferas en relación a la prevención del cáncer, sino que los vegetales como el brócoli también participan en otras ventajas hacia la salud como son el endurecimiento de las arterias, lo que supone un papel protector frente a la hipertensión al fortalecer nuestros sistema cardiovascular en general.

 

Otros estudios también relacionan el consumo de crucíferas con una menor mortalidad por todas las causas, como por ejemplo accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca o respiratoria, principalmente en relación a la gran proporción de micronutrientes de interés, como son los carotenoides betacaroteno, luteína, zeaxantina, y también las vitaminas C, E y K y ácido fólico.

No olvidemos al calcio, un mineral sumamente importante para el mantenimiento de nuestros huesos y respecto al que las crucíferas tienen mucho que decir. A pesar de que el calcio está tradicionalmente relacionado con los lácteos, lo cierto es que las crucíferas como el brócoli también destacan por una elevada presencia en este mineral, lo que resulta bastante positivo para nuestros huesos y sirve para prevenir enfermedades como la osteoporosis.