Blog

HomeBrócoli al díaNutricoles: “Si se quiere aumentar el consumo de verduras en la población infantil, el ejemplo es la mejor herramienta”

Nutricoles: “Si se quiere aumentar el consumo de verduras en la población infantil, el ejemplo es la mejor herramienta”

¿Qué puede hacer un grupo de dietistas-nutricionistas de distintas regiones de España que comparte el proyecto de mejorar la alimentación infantil? Pues un proyecto tan necesario y bello como Nutricoles. “Queremos ver a los niños felices comiendo fruta, disfrutando de las verduras en el plato y eliminando las trapalladas y ultraprocesados de su alimentación habitual”, nos cuentan. Su objetivo y su lema está claro: “Por la prevención de la obesidad infantil”. Y es que, los resultados del estudio ALADINO 2019 (estudio observacional descriptivo en población escolar, de 6 a 9 años) arrojan una preocupante conclusión: 4 de cada 10 de las y los escolares analizados presenta exceso de peso, es decir, el 40,6%. Es por ello que desde Nutricoles trabajan para que estos datos puedan cambiar. Y lo hacen desde la parte práctica y lúdica, “tanto para que los más pequeños conozcan y prueben los alimentos que se encuentran dentro de una alimentación saludable, como para que los progenitores, cuidadores y educadores puedan guiarlos en este largo camino del aprendizaje”. Hemos hablado con ellas.

 

¿Por qué deberíamos prestar atención a nuestra alimentación? ¿Por qué es importante?

Los números indican que las cosas no van bien. Ese exceso de peso se traduce en un aumento de las patologías en los adultos, de forma que la sociedad cada vez está más enferma por patologías que son prevenibles, pero también en los niños. Eso conduce a una menor calidad de vida y a un aumento del gasto sanitario por ingresos, tratamientos e intervenciones. De ahí la importancia de educar a la población, en mantener una alimentación saludable para proteger nuestro más valioso bien, la SALUD.

 

Todos creemos que comemos sano pero, cuando se analizan nuestros patrones alimentarios, resulta que muchas veces descubrimos que no tan bien como pensamos… ¿Por qué esta confusión?

La confusión viene de una desinformación brutal en la era de la información. Anuncios de publicidad, influencers, profesionales sanitarios sin actualización, libros de texto desfasados… En resumen, se puede decir que la ausencia de dietistas-nutricionistas en sanidad y educación, es un gran problema. Pero sin duda, el intrusismo es otra gran lacra. Como todo el mundo come, todo el mundo sabe de alimentos. Como todo el mundo hace “dieta”, todo el mundo sabe dar consejos para adelgazar. Y así se podría seguir con la nutrición infantil, la deportiva, la clínica y se consigue tener consejos de muchos sitios y pocos, avalados por la ciencia.

Es muy importante cuando se busca un profesional para cambiar hábitos de alimentación o cualquier consulta nutricional, que este sea un profesional cualificado. Nadie dudaría exigirle al médico o al dentista que tengan el título que acredita su profesión y por la cual ganan un sueldo. Pues esto es lo mismo.

En España están profesionalmente cualificados los Graduados o Diplomados en Nutrición Humana y Dietética y Técnicos superiores en Dietética. Ni Máster, ni cursos, ni otras profesiones sanitarias capacitan para ejercer como nutricionistas. Menos aún la experiencia personal en cualquier ámbito.

 

¿Cómo es la alimentación de los niños y niñas?

Está al alcance de todos mantener una alimentación saludable, independientemente del poder adquisitivo. Sin embargo, se puede decir que la alimentación infantil es deficitaria en muchas ocasiones y según los estudios, los que salen peor parados son las familias con un poder adquisitivo más bajo.

Se ha instaurado la idea de que comer sano es caro y nada más lejos de la realidad. Comer frutas y verduras de temporada, legumbres y cereales de calidad, no es caro.

 

¿Se presta atención en las escuelas a este asunto?

No tanto como nos gustaría. La nutrición se incluye dentro de las ciencias naturales y se imparten contenidos como indicamos antes, desfasados. Además de que, en muchas ocasiones, no se tiene en cuenta que la escuela debería de ser un entorno saludable que sirva de ejemplo. Los trenes de la merienda que incluyen bollos, lácteos azucarados o zumos envuelven a estos productos de un “halo saludable” porque se recomiendan desde el colegio.

La falta de profesionales formados en el comedor que obligan a comer un alimento que no gusta, castigan y premian con dulces o que gritan para acabar lo del plato, genera grandes conflictos en familias enteras. Generando problemas que se arrastran hasta la edad adulta.

La cantidad de menús escolares que no están elaborados ni supervisados por nutricionistas es alarmante. Pero aún es más preocupante que no se entienda por parte de las administraciones ni de los equipos directivos, la importancia que tiene que un menú se encuentre equilibrado y que es necesario priorizar calidad frente cantidad. Que es necesario reducir la cantidad de lácteos y cambiar por fruta. Que es necesario quitar carne y poner legumbres. Que es necesario comer de forma saludable para cuidar la salud.

Los equipos directivos, docentes, cocineros y monitores de comedor no tienen la obligación de estar formados en este ámbito. Sus competencias son otras distintas, por eso es de vital importancia que esté presente la figura del nutricionista tanto para la elaboración de los menús como para formar a estos profesionales y trabajar en equipo para mantener unos hábitos de alimentación saludables.

 

¿Y de verduras? ¿Qué percepción tenéis? ¿Cómo vamos del consumo de vegetales entre la población infantil?

Nuestra percepción es que el consumo de verduras y hortalizas es muy inferior al recomendado, que sería consumirla todos los días al menos 2 veces.

Pero el reciente estudio Aladino publicado en septiembre nos deja clarísimo que esta no es solo una percepción fruto de nuestra experiencia, sino que es una triste realidad. Sólo el 13,4% de los encuestados consumen verduras a diario, y eso teniendo en cuenta que incluyen en este grupo la patata. Mientras que el 7,2% consumen a diario carne, cuando sus recomendaciones son muy inferiores al consumo diario. Pero aún nos parece más preocupante que un 11,6% de los encuestados consuman a diario zumo de fruta y/o verduras naturales o envasados. Porque esto nos demuestra la confusión que existe por parte de la población de pensar que un zumo es lo mismo que comer una pieza de fruta o una verdura.

Un apunte importante a tener en cuenta, es que si se quiere aumentar el consumo de verduras en la población infantil, el ejemplo es la mejor herramienta. Así que si en casa están las verduras y los progenitores las comen, los peques las comerán.

 

Como aquí hablamos mucho de brócoli tenemos que preguntaros sobre este alimento: ¿os parece un alimento interesante a incluir en el marco de una alimentación sana?

Por supuesto, el brócoli es un alimento muy versátil que aporta color, olor y sabor en el plato de grandes y pequeños. Que permite jugar con sus arbolitos y que admite muchas combinaciones, porque a todo le queda bien un poco de brócoli.

 

¿Cómo recomendaríais consumirlo para disfrutar de su sabor?

Sin duda al horno o al vapor. Sin muchas complicaciones, solo lavar, cocinar y disfrutar.

 

¿Alguna receta que os guste con brócoli y que queráis compartirlo?

 La favorita es comer el brócoli al horno con patatas gajo y huevo mágico (huevo a la plancha). Pero sin duda le queda genial a la pizza, al boniato gratinado con queso y a una menestra con guisantes.