Blog

HomeBrócoli al díaCocinar con nuestros hijos e hijas: algunas ideas para no morir en el intento

Cocinar con nuestros hijos e hijas: algunas ideas para no morir en el intento

Cocinar con nuestros hijos e hijas puede ser un momento divertido. Nosotros, sus padres y madres, somos los encargados de crear los recuerdos que marcarán su vida adulta. ¡Y qué responsabilidad! El día a día apenas nos deja tiempo para disfrutar de momentos compartidos, de experiencias vividas, por eso quizás es más importante que nunca buscar esos ratitos juntos, y aprovecharlos.

Para los más pequeños, cocinar es un juego. Sin embargo, también puede ser una oportunidad única de aprendizaje. Os damos algunos motivos:

  • Cocinando aprendemos muchos sobre los alimentos: qué tipo de alimentos existen, cuáles son saludables, cómo se cocinan, por qué es importante saber esperar, mantener los tiempos…
  • Cocinar también puede ser una oportunidad para aprender normas de higiene alimentaria: para manipular los alimentos debemos lavarnos las manos, también deben lavarse los vegetales frescos si no los vamos a pelar.
  • Además, cocinando aprendemos sobre pesos y cantidades y sobre tiempos de cocinado.
  • Otro aprendizaje: la comida no llega sola a la mesa. Siempre hay alguien que la cocina para nosotros así que, ¿por qué no hacerlo juntos siempre que podamos?
  • Cocinar juntos les permite también ser más conscientes de lo que comemos y participar en ello.
  • Realizar este tipo de actividades juntos une a la familia. Pese al caos, pese a que por momentos pueda ser estresante, conviene disfrutar del tiempo compartido.
  • Y más allá: a futuro nuestros niños y niñas habrán aprendido a cocinar. Da igual que sea poco o mucho, no necesitamos grandes chefs pero sí personas que tengan unas nociones básicas de cocina para poder hacer elecciones saludables.

Ideas para disfrutar de la cocina con niños

Es cierto que no siempre es fácil. Influye la edad del niño y la niña, su propio interés y sus preferencias con la comida. Pero no es imposible disfrutar de ese rato juntos haciendo la comida, un bizcocho o, simplemente, una merienda diferente.

Os damos algunas ideas para disfrutar de este momento:

  • Antes de ponernos manos a la obra hay que tener muy claro qué vamos a cocinar y cómo vamos a hacerlo. De esta forma les implicamos en lo que comemos.
  • Importante antes de empezar: lavarnos las manos.
  • Seleccionar los ingredientes de lo que vamos a preparar es el siguiente paso para que no impere el caos en la cocina. Hacerlo juntos es una magnífica oportunidad para saber qué ingredientes lleva lo que tenemos en nuestro plato. Lo que comemos.
  • Una vez listo todo lo que necesitamos es conveniente tener claras algunas cosas: nos vamos a manchar, la cocina se va a manchar y es probable que no salga como tenemos en mente. Rebajar las expectativas es fundamental para disfrutar de verdad de este momento compartido.
  • Es recomendable dejar las tareas más sencillas para los más pequeños: lavar la verdura, preparar el material que vamos a utilizar, incluso hay cuchillos específicos para que niños y niñas puedan cortar los alimentos sin cortarse.
  • Ir paso a paso, explicando cada uno de ellos es fundamental. Aunque a nosotros nos pueda parecer sencillo, la cocina es un misterio para niños y niñas. Enseñarles con paciencia es el mejor regalo que podemos hacerles.

Recursos para aprender con ellos sobre alimentación saludable

Tan importante es cocinar con ellos como saber lo que estamos cocinando. Hay algunos recursos que nos pueden ayudar a asentar unas bases de educación alimentaria que se sostengan a lo largo de la vida. Os dejamos algunos recursos que pueden ser de utilidad:

  • ¡Ñam! Sobre lo que comemos. Se trata de un libro informativo sobre alimentación saludable con el que aprender conceptos tan importantes como qué es comer sano, cuáles son los alimentos que debemos evitar o por qué es importante seguir unos hábitos saludables. Este álbum está pensado para ayudar a los jóvenes lectores, y a las familias, a tomar conciencia sobre lo que comemos para poder elegir con argumentos.
  • La pandi. Es un taller pedagógico totalmente gratuito que tiene como objetivo principal promover una alimentación saludable a través del consumo de frutas y verduras. Transversalmente los niños aprenden valores humanos y medioambientales, como por ejemplo el trabajo en equipo, la empatía, la sostenibilidad y el esfuerzo. Muy recomendable para ver con nuestros hijos e hijas.
  • Nutricoles. A través de este proyecto las familias tienen disponibles un montón de recursos gratuitos para ayudarles a comer mejor. Y que sus hijos e hijas también lo hagan.