Blog

HomeBrócoli al díaCafé con brócoli, una rareza muy nutritiva

Café con brócoli, una rareza muy nutritiva

El café tradicional ha evolucionado mediante la experimentación en los sabores hasta lograr algunos hallazgos difíciles de imaginar. Un poco lo que ocurre con la cerveza, que ha dejado de ser la clásica combinación de cebada, levadura y lúpulo –o al menos no solo eso– para ofrecerle nuevos hitos al paladar. Y hace algunos años, ¿quién hubiera pensado en que terminaríamos probando cerveza elaborada a base de alcachofa? Pocos. Pero volvamos al café.

Decíamos que el café está evolucionando a través de la experimentación, y este hecho incluye la capacidad de introducir el sustrato de ciertos alimentos muy beneficiosos para el cuerpo, pero, a priori, poco apetecibles en su combinación con el café original. Ese es el caso del brócoli.

Este vegetal es considerado un superalimento que no conviene dejar pasar en la dieta, aunque a veces suele causar rechazo en los más pequeños, por eso la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO) en Australia junto a Hort Innovation, han desarrollado un polvo de brócoli que se puede añadir al café a modo de soluble, sustituyendo de ese modo el cacao del cappuccino.

Dicho polvo no solo cabe en el café, sino que también puede mezclarse con los smoothies para conseguir un zumo con las propiedades del brócoli. Para su preparación se utiliza tanto los flóculos como los tallos del vegetal, y se obtiene de la siguiente manera: primero se somete a un tratamiento previo destinado a conservar todos los nutrientes posibles y después se seca y se tritura.

Tanto se conservan los nutrientes en este soluble que dos cucharadas del producto teóricamente equivaldrían a una ración de verdura. Por eso, recurrir a esta alternativa cuando no se consume las cinco piezas recomendadas por los nutricionistas puede ser una posibilidad interesante; aunque siempre es mejor, hay que decirlo, recurrir al brócoli en su formato original. Y también es más barato.

Así pues, tomar un capuccino de brócoli puede ser una experiencia curiosa que vale la pena probar siempre que exista la oportunidad, pero lo ideal es satisfacer esa curiosidad sin renunciar a las verduras que suelen enfriarse en crudo dentro de nuestra nevera.