Blog

Una verdura que te cuida de todo corazón

Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en España. Así lo indicó la Fundación Española del Corazón en 2017, especificando que en ese año murieron casi 70.000 personas en nuestro país por problemas cardiovasculares, el equivalente al 30% del total de los fallecimientos. Es por tanto un riesgo que conviene tener controlado mediante el deporte o la alimentación, y en este último punto hay un aliado que no debemos perder de vista: el brócoli.

“El brócoli ayuda a prevenir accidentes cardiovasculares porque contiene ácido fólico, zinc, hierro, calcio, vitamina k y un compuesto bioactivo, el sulforafano, que protege a las arterias de los bloqueos que pueden causar ataques cardíacos”, explica Diego A. Moreno, investigador del CEBAS-CSIC y colaborador de la asociación +Brócoli. “Lo que hacen los compuestos del brócoli es que el corazón siga teniendo una mayor capacidad de mover la sangre, por lo que el daño que sufre ese tejido por falta de oxígeno es mucho menor”.

Asimismo, el investigador explica que en diferentes investigaciones y ensayos se ha visto que el brócoli es efectivo a la hora de reducir el colesterol malo en un 5% o 6%, un hallazgo que, de nuevo, da cuenta de la capacidad que tiene esta verdura para prevenir accidentes cardíacos, pues el colesterol LDL se deposita en las arterias haciéndolas cada vez más estrechas y más rígidas.

Por último, cabe señalar que en la actualidad se ha puesto de manifiesto que el brócoli favorece la producción de proteínas protectoras (tiorredoxinas) y favorece la aportación de selenio, glucosinolatos, flavonoides y otro tipo de nutrientes, concentrando gran cantidad de antioxidantes naturales que participan en la eliminación de muchas toxinas del organismo.

Crucífera para pacientes con insuficiencia coronaria

Todo aquel paciente que sufra de insuficiencia coronaria (falta de oxigenación del corazón) u otro tipo de problemas cardiovasculares puede verse beneficiado por el consumo de esta verdura, siempre y cuando no lo tenga contraindicado por preinscripción médica. Es el caso de, por ejemplo, las personas que toman fármacos para el aclaramiento de la sangre o anticoagulantes como el Sintrom, ya que la vitamina K del brócoli puede interferir en la asimilación del medicamento.