Blog

Mayra Brócoli

“Mayra Brócoli me permite hablar a los niños de temas delicados desde la ternura y el optimismo”

David Lozano compagina el cargo de Director Gerente de Zaragoza Cultural con la labor de escritor. Suyo es el celebrado personaje de Mayra Brócoli, una niña valiente y vitalista que vive su propia enfermedad con optimismo y, lejos de derrumbarse a causa de la incertidumbre, contagia su sonrisa al resto de niños del hospital. En +Brócoli somos muy de Mayra y por eso hemos querido charlar con su autor:

¿Qué te llevó a pasar del Derecho a la literatura a nivel profesional?

El paso del derecho a la literatura no fue algo espontáneo, sino que se trata de una vocación que yo tenía anteriormente. Cuando entré a estudiar Derecho ya llevaba escritos algunos relatos y ganado algunos premios. Así que al final lo que he hecho ha sido obedecer a mi vocación más temprana.

¿Qué te apasiona de crear libros enfocados a los más jóvenes?

Me dedico a literatura juvenil por la forma de leer que tienen los jóvenes: tienen como inconveniente que son muy impacientes y juzgan muy rápido un libro, pero, a cambio, cuando una historia les convence, se entregan mucho más. La capacidad de soñar una historia por parte de los jóvenes es muy superior a la de los adultos. Y eso es un auténtico lujo para el escritor. Recibo correos de jóvenes que me leen y que viven mis historias y es una maravilla.

¿Es más complicado escribir para niños o adolescentes que para adultos? ¿Qué público suele ser más exigente?

Nunca es fácil escribir, aunque es apasionante para mí, en cualquier categoría. El prejuicio está en pensar que escribir para niños o jóvenes es más fácil. En absoluto. Ellos son jueces muy severos y conseguir que perfiles así te acompañen durante toda la historia hasta la última página es un reto absolutamente complicado.

¿Cómo definirías a ‘Mayra Brócoli’ y qué te llevó a crear este personaje e iniciar la serie de libros?

Mayra Brócoli es una chica jovencita con unos rasgos que le hacen única: está enferma, se ve obligada a pasar parte de su tiempo en el hospital, su vida se ha transformado y su realidad se limita a vivir ahí sin saber a ciencia cierta qué es lo que le pasa y si se va a curar. Lo importante de este personaje es que en lugar de hundirse ni dejarse dominar por el tono gris de ese día a día, ella decide no rendirse y que va a descubrir aspectos buenos de vivir ahí y que se va a encargar de despertar en los otros niños una sonrisa. Mayra es soñadora, vital, valiente y nítida.

¿Con qué mensaje te gustaría que los jóvenes se quedasen después de leer este libro?

Siempre escribo para que el lector disfrute, sin grandes mensajes, pero sí creo historia que le obligan a cuestionarse cosas de actualidad. Historias que hagan compatible el placer de leer, entretenimiento y la reflexión. En el caso de Mayra Brócoli sucede esto, ya que tiene mucho humor, pero también me permite hablar de temas tan delicados como la muerte, la enfermedad y el dolor, sobre los que se puede hablar a un niño desde la ternura y el optimismo.

Lo que me llevó a construir este personaje fue una experiencia de voluntariado que hice en Zaragoza, que fue mi primer encuentro con ese día a día de personas que están mal. Me marcó. Desde entonces tuve pendiente crear una historia ambientada en un hospital.

Hay que disfrutar de la vida, incluso cuando hay adversidades, mantener la sonrisa, ver lo positivo. Es un mensaje de fuerza, que uno no está nunca solo del todo y que no se debe perder la capacidad de soñar.

Además de ser el apellido de la protagonista, ¿qué papel tiene el brócoli en la primera entrega de ‘Mayra Brócoli’?

El apellido ‘brócoli’ es llamativo. Aquí hace referencia al pelo de Mayra: lo tiene como una mata espesa y se convierte en su nombre de guerra.

¿Promover la alimentación saludable entre los más jóvenes está o estará presente en la serie ‘Mayra Brócoli’? ¿De qué manera?

El brócoli es un alimento un poco polémico cuando hablas con niños: o les gusta mucho o nada. Me pareció gracioso que un alimento así tuviese cierto protagonismo. No descarto que en alguna de las próximas aventuras juegue el brócoli un papel más importante, así como la alimentación saludable.