Blog

Juana

“Soy muy fan de +Brócoli porque el brócoli es mi as en la manga para todas las comidas”

Juana María Fdez. Galbis es psicóloga y dietista-nutricionista especializada en la relación emocional que tenemos con los alimentos. ¿Comemos por placer o por autoimposición? ¿Nos cuidamos porque nos queremos o nos cuidamos para querernos? Estas y otras cuestiones parecidas quedan abordadas en la entrevista con Juana María, que además se declara una auténtica enamorada del brócoli y de nuestra asociación. ¡Qué ilusión!

¿Qué es la alimentación emocional?

Toda la alimentación es emocional porque toda la alimentación está ligada a emociones. Todas las necesidades básicas están asociadas al placer, si no lo estuvieran nos habríamos extinguido como especie. Pero cuando hablamos de alimentación emocional nos referimos a aquella que está cumpliendo una función del sistema emocional. Es decir, yo como para gestionar emociones como única herramienta en la gestión de emociones, normalmente desagradables; ocurre que no tengo otras herramientas para gestionarlas y utilizo la comida para ese fin, sea para evadirme, anestesiarme o como única fuente de placer. 

Por ejemplo para paliar la ansiedad comemos más de la cuenta, y desbocadamente. Pero, ¿hay un camino de vuelta? ¿El hecho de comer mal afecta a la salud mental?

Sí, una mala alimentación puede desencadenar cierta culpa por comer cosas que no debería. Una alimentación que me autoimpongo y que ya no es una elección, si no que me la diseño para sentirme bien, es una verdadera fuente de estrés; del mismo modo que lo es una alimentación llena de estimulantes como el azúcar o el café. La autoimposición es una fuente de problemas emocionales porque se pierde el control de lo que se come: la alimentación pasa a ser una cosa rígida, poco flexible. 

¿Hay algún hábito que debamos incorporar todos para encontrar el equilibrio emocional y nutricional?

Siempre hay que comer más fruta y más verduras, ese es un hábito a instaurar. Y el que la cocina sea una fuente de placer –no la única– y no una fuente de estrés. Me cuido porque me quiero, no me cuido para quererme. Como bien porque me quiero y quiero lo mejor para mí: es la traducción de una sana autoestima. 

Comentas que hay que incorporar verduras sin excepciones. ¿Podemos entender entonces que una dieta vegetariana nos predispone en menor medida a los problemas emocionales?

Depende desde dónde se haga. Ésta también puede ser una fuente de estrés. La alimentación tiene que ser el reflejo de tu manera de entender las cosas, no una manera de llegar a una meta, sobre todo en el caso de la alimentación vegetariana que tiene detrás una parte moral. Más que el cómo te alimentas hemos de pensar en el porqué. 

¿Hay algún alimento que no suele faltar en tu alimentación?

Los vegetales en general y el brócoli en particular, de hecho yo soy muy fan de +Brócoli por esto, porque en mi casa comemos mucho brócoli. Para mí es un alimento clave, mi as en la manga para todo. 

¿Y cómo te gusta cocinar el brócoli?

A mí particularmente me gusta salteado con ajo, pero también lo hago al horno y a mi hija de tres años le gusta con un chorrito de aceite o en tortilla. Lo cocino de todas las maneras posibles.