Blog

Sexy Brócoli

“La verdura pueden ser tan sexy como cualquier otro alimento”

El blog de Marina es una declaración de intenciones desde el mismo naming: Sexy Brócoli. La verdura es profundamente seductora y ella lleva tiempo demostrándolo en su web y en su Instagram con recetas 100% vegetarianas que hacen las delicias de todos sus seguidores. En el blog de +Brócoli hemos querido conocer más de cerca a esta enamorada del brócoli y saber qué es el ‘confort food del que suele hablar’, un concepto que expresa algo absolutamente necesario para todos… aunque no tengamos consciencia de ello. 

¿Qué te ha dado el brócoli, por qué lo utilizas para darle nombre a tu  web?

En mi web e instagram (@sexybrocoli) comparto ideas de comida 100% vegetariana. Existe la idea preconcebida de que la comida vegana es aburrida ¡y nada más lejos! 

Se tiende a pensar que los productos más lujuriosos son caros, muy grasos, y normalmente de origen animal. El naming Sexy Brócoli responde a la idea de que una verdura puede ser tan sexy como cualquier otro alimento, si sabes tratarlas bien y ofrecerlas de forma atractiva. El mejor ejemplo, un brócoli en su punto de cocción. Lo tiene todo: belleza, color, textura, intensidad de sabor, propiedades nutricionales… ¡y libre de crueldad animal!

¿Puedes contarnos qué significa el concepto ‘comfort food’ y si acostumbras a explorarlo?

Es un concepto muy interesante, porque es distinto para cada persona. El comfort food es aquella comida que te hace sentir bien, las recetas que significan “hogar” para ti, que te trasladan a tu infancia. Suelen ser platos contundentes, de cuchara, técnicamente sencillos… aunque para cada quien es una cosa distinta: para uno puede ser un potaje y para otro una simple tortilla de patatas.

Para mí, un buen ejemplo son las albóndigas con salsa de tomate. Me recuerdan a mi infancia porque es un plato que cocinaba mi abuela. Hoy las preparo con una base de tempeh (un fermentado de soja) y una salsa de tomate hecha lentamente, con un buen sofrito y mucho amor. ¡Me sabe a gloria!

He visto que en Instagram intentas hacer recetas ‘reales’, platos que fuera de la foto también pueden ser disfrutados. ¿Crees que hay demasiado postureo foodie en las redes?

Creo que cada uno es libre de publicar lo que quiera. Si una cuenta  te parece “demasiado lo que sea”, en solo un click puedes dejar de seguirla y problema resuelto. Yo sigo a cuentas de “postureo foodie” porque me parecen preciosas, me inspiran, como cuando lees una revista de decoración o vas a un museo de arte.

En mi caso opto por las recetas ‘reales’ porque es lo que yo como en casa, no es contenido creado “para Instagram”, sino para mi mesa. No hay nada más real que eso. Y esa es mi forma de activismo, enseñar que de verdad se puede comer variado, bonito, saludable, barato y 100% vegetal.

También dices: “Comer feo me pone muy triste”. ¿Crees que la comida ha de entrar por los ojos?

Pues de nuevo, que cada uno tiene que hacer lo que le sienta mejor. Algunas personas comen por supervivencia y no le dan más importancia. Y está bien si es lo que te funciona.

Pero para mí, comer -y cocinar- tiene un componente emocional muy alto. Es un acto de amor y de cuidado hacia mí misma y hacia quien me acompaña a la mesa. Que lo que voy a comer me nutra el cuerpo y el alma pasa por cómo lo presentas.

Vamos, que soy la típica que cuando lleva el tupper a la oficina, allí se lo pone en su plato bien bonito. Prefiero fregar 2 cacharros y comer bello que  comerme un batiburrillo en una fiambrera.

¿Qué comentarios sueles obtener en tus redes sociales? ¿Qué es lo que más te suelen pedir tus seguidores?

Lo que más, las recetas y los tutoriales. A veces publico algo que he hecho en un momento sin apuntar cantidades, o una prueba que falta perfeccionar… y me llueven comentarios pidiendo la receta. 

Concretamente, me llevan pidiendo siglos la receta de los quesos veganos, aunque quiero tener tiempo de preparar un tutorial en condiciones antes de compartirlo porque los fermentados hay que hacerlos bien para evitar sustos.

¿Qué ingredientes no pueden faltar nunca en tu despensa?

Si te digo que el brócoli sonará a peloteo, ¡pero está fijo en mi lista de la compra! A parte, puesto que no como animales, siempre tengo un buen alijo de legumbres en conserva (los garbanzos son mis favoritos) que son una excelente fuente de proteína.

¿Cómo te gusta cocinar el brócoli? ¿Cuál es tu plato favorito con esta  verdura?

Aunque suene aburrido, la forma en que más me gusta es al vapor, bien al dente, con un buen aceite de oliva virgen extra y escamas de sal.

Una forma divertida de cocinarlo son los “bocados” de quinoa y brócoli. Cueces ambos por separado, los machacas a tenedor en un bol y añades un poco de ajo en polvo, pimienta negra, zumo de limón y aceite de oliva. Vas añadiendo harina de a poquitos, y mezclando hasta que te quede una masa con la que formar “nuggets”. Los cocinas a la plancha o al horno, y puedes dippear en una salsita de mostaza, veganesa y un poco de sirope de agave. ¡Delicioso!