Blog

Brócoli deshidratado

Brócoli deshidratado, el snack saludable del verano

El verano pide incrementar el consumo de frutas frescas e invita a introducir en la dieta alimentos más ligeros que de costumbre. Esa dieta no puede permitirse el lujo de prescindir de las verduras, por lo que añadirlas en formato snack puede ser una solución inmejorable para atravesar la estación más cálida con una dieta profundamente equilibrada. 

Pero, ¿cómo se convierten las verduras en un snack? La solución ha estado delante de nuestra vista desde tiempos inmemoriales: se llama deshidratado de alimentos. Una verdura pasa a ser un aperitivo ligero por la acción del deshidratado, y en ese sentido el brócoli como snack puede ser el aperitivo más saludable de este verano. 

Saludable porque el brócoli, tal y como ha sido comprobado en múltiples ocasiones, alberga infinidad de propiedades que protegen de la diabetes, el cáncer de colon o las enfermedades cardiovasculares, entre otras cosas. Y alimento del verano porque los snacks encuentran su momento álgido en esta época del año. 

Solo falta entonces aprender a deshidratar el brócoli para convertirlo en el aperitivo estrella de nuestras vacaciones. Si queremos hacer a la manera tradicional, entonces habrá que secarlo al aire libre aprovechando las altas temperaturas. La temperatura tiene que ser mayor de 29 grados y el aire debe circular debajo de los alimentos, por eso lo mejor es colocarlos sobre una rejilla o colgarlos de una cuerda envueltos en una mosquitera. 

Depende un poco de las condiciones, pero la lógica dice que en dos días se habrá deshidratado el alimento. De todos modos es difícil calcular el proceso porque contempla muchas variables, así que lo más recomendable es observarlo y palparlo. Cuando esté seco significa que está listo: no hay mucho más. 

Luego está el método menos lento y más moderno, que pasa por utilizar un aparato llamado deshidratador, no demasiado caro. Esta máquina contiene bandejas de plástico y mediante una resistencia genera el efecto de la deshidratación. El proceso tarda de 10 a 12 horas y deja la verdura lista para ser presentada como el snack del verano. ¡A disfrutar del aperitivo más sorprendente y saludable!